Dejó la escuela a los 12 años para convertirse en un jugador profesional en Fortnite con la ayuda de su padre


La historia singular de Jordan Herzog, un niño estadounidense que a los 12 años decidió abandonar la escuela para jugar Fortnite y convertirse en uno de los jugadores más fuertes en las disciplinas de deportes electrónicos con la bendición de su padre.

Si la mayoría de los padres se preocupan por el tiempo que pasan sus hijos con los videojuegos, este no es el caso del padre de Jordan, ya que el niño toma de ocho a catorce horas al día para entrenarse en línea, dedicando el resto del día a descansar y algunas horas de lecciones en línea que, en teoría, deberían compensar la educación escolar a la que ha optado por rechazar.

Dave, el padre del niño, fue uno de los más vendidos en eBay, y ahora posee una tienda de accesorios y merchandising relacionada con el mundo de los videojuegos, gracias a la cual ha ahorrado una fortuna, que ahora está invirtiendo para hacer de Jordan uno de los mejores jugadores del mundo.
Dave Herzog, de hecho, le compró a su hijo una estación de juego de $30,000 y eliminó cualquier tipo de distracción, incluidas las vacaciones familiares, para que Jordan se centre solo en los juegos. "Lo crié para esto", dijo el hombre.

“Puse el primer control en su mano cuando tenía tres años. A los siete años ya era muy bueno en Halo y a los diez era el mejor jugador entre sus compañeros. A la edad de doce años, ganó su primer torneo al superar jugadores con mucha más experiencia".

Actualmente, el niño ya ha ganado competencias por un valor de $60,000. Para celebrar su talento, su padre incluso le dio un Maserati completo con una placa personalizada con su etiqueta de juego, CRIMZ.

Obviamente, el comportamiento de Dave Herzog ha sido más bien criticado, especialmente en el hogar, por las asociaciones de padres, y las acusaciones más graves que se le han dirigido incluso hablan del abuso infantil. Pero al hombre no parece importarle:  "Mi hijo está bien", dice. "Aprendió más de los videojuegos que la gente aprende de los libros".

¿Qué opinas de esta situación? ¿Es correcto que un padre cultive el talento de su hijo incluso a expensas de la educación y la vida privada, especialmente después de las últimas discusiones sobre la adicción a los videojuegos?

Comentarios